Los secretos de tu ciclo menstrual

Mientras preparaba una entrada sobre la dieta del ciclo menstrual (se trata de adecuar la alimentación a la etapa del ciclo en la que te encuentras, proporcionando los nutrientes necesarios y facilitando el adelgazamiento), me he dado cuenta que había puntos que necesitaba aclarar.

Al final, todas sabemos lo que es la regla y los cambios que sentimos pero no siempre somos conscientes de los verdaderos cambios que sufre nuestro organismo de forma cíclica y en qué interfieren esos cambios en nuestras vidas.

Cada hormona tiene un papel fundamental en el ciclo menstrual pero a su vez interfiere con otros aspectos que van más allá de una posible fecundación (por ejemplo, los estrógenos aumentan la sensibilidad a la insulina a la vez que preparan el endometrio y la mama para un posible embarazo).

Para poder entender el papel de las hormonas y su relación con los cambios que podemos hacer en la dieta, es necesario conocer en profundidad nuestro ciclo menstrual.

Qué es el ciclo menstrual?

El ciclo menstrual consiste en una serie de cambios, de frecuencia mensual siempre que no exista embarazo, que ocurren de forma natural en el sistema reproductor femenino durante la edad fértil de la mujer (desde la menarquia hasta la menopausia).

El ciclo menstrual de la mujer

 

Es un ciclo mensual, de entre 25 a 36 días. Generalmente se habla de 28 días, un ciclo lunar, aunque solo es cierto en un 15% de las mujeres.

Cuando no se da el embarazo, el endometrio (revestimento interno del útero) se descama, originando el sangrado que se conoce como menstruación y que tiene una duración de entre 3 a 7 días.

El ciclo menstrual se inicia con el primer día de sangrado y finaliza justo antes del inicio del siguiente sangrado.

Está regulado por hormonas producidas por la hipófisis (la hormona luteinizante y foliculoestimulante) que promueven la ovulación y estimulan la produción de otras hormonas (estrógenos y progesterona).

Estrógenos y progesterona, a su vez, preparan el cuerpo de la mujer para una posible fecundación, actuando principalmente en útero y mamas.

Puedes predecir tu propio ciclo mentrual utilizando la calculadora y siempre que tu ciclo sea regular.

Recuerda que no sirve como método para evitar un embarazo indeseable y mucho menos te protege de enfermedades sexualmente transmisibles.
Cuando el ciclo menstrual es irregular no se puede calcular con exactitud el período fértil.

Fases del ciclo menstrual

Modificaciones del endometrio a lo largo del ciclo

Fase Folicular

  • Su inicio coincide con el primer día del ciclo menstrual (Día 1);
  • Hay niveles altos de estrógeno y niveles de progesterona más reducidos;
  • Ligero aumento de LH y FLH.

Es la fase que se inicia antes de la liberación del óvulo. Se inicia con el primer día de menstruación (primer día del ciclo menstrual) y termina con la ovulación. Así, el ciclo menstrual marca el primer día de la fase folicular.

Aunque la reconozcamos por ser el primer día de hemorragia, el acontecimiento principal de esta fase es el desarrollo de los folículos en los ovarios (de ahí el nombre de la fase: Folicular).

La fase folicular es la fase que más puede variar en su duración (de 5 a 14 días), tendiendo a acortarse en la premenopausia.

Cuando se inicia la fase folicular, el revestimiento interno del útero (endometrio) contiene líquido y nutrientes destinados a un futuro embrión. Como el óvulo no ha sido fertilizado, los niveles de estrógenos y de progesterona son bajos y como consecuencia, se produce la descomposición y el desprendimiento de las capas superiores del revestimiento uterino, dando paso a la menstruación.

En este momento, la hipófisis estimula ligeramente la producción de la hormona foliculoestimulante. El ligero aumento de esta hormona (FSH) estimula el desarrollo de 3 a 30 folículos de los ovarios (cada folículo contiene un óvulo).

Posteriormente, pero aún en esta fase, la concentración de hormona foliculoestimulante va disminuyendo y solo un folículo, llamado folículo dominante, sigue su desarrollo.

En este momento el ovario estimula la producción de estrógenos y los demás foliculos (no dominantes) se descomponen. Este aumento de estrógenos estimula la producción de la hormona luteinizante (LH) y prepara el útero para la siguiente fase.

El final de esta fase viene dado por un aumento muy significativo en los niveles de la hormona luteinizante (en los gráficos se puede ver el pico), que culminará con la liberación del óvulo y marca el inicio de la siguiente fase.

Fase Ovulatoria

  • Corresponde, en media, al día 14° del ciclo;
  • Hay un pico en los niveles de las hormonas LH y FSH;
  • Aumentan los niveles de estrógenos;
  • Empiezan a aumentar los niveles de progesterona.

La fase ovulatoria es la fase de liberación del óvulo y comienza con un pico en los niveles de las hormonas luteinizante y foliculoestimulante (aunque esta última aumenta en menor grado, es posible ver el pico en el gráfico).

La hormona luteinizante estimula el folículo dominante que se acerca a la superficie del ovario y da inicio al proceso de liberación del óvulo (ovulación), que suele ocurrir entre 16 y 32 horas después del inicio de su elevación.

La función del aumento de la hormona foliculoestimulante aún no se conoce por completo, pero se sabe que está relacionada con la fertilidad, regulando la maduración de los óvulos durante la edad fértil (y en los hombres regula la producción de espermatozoides).

En este momento, los niveles de estrógeno siguen aumentando hasta alcanzar su punto máximo, estimulando la producción de LH y dando lugar a la ovulación al 14° día del ciclo, en media.

Ahora empieza a elevarse el nivel de progesterona.

Aproximadamente 10 a 12 horas después del aumento de la LH termina la fase ovulatoria, pudiendo el óvulo ser fertilizado hasta unas 12 horas después de la ovulación.

Algunas mujeres sienten un leve dolor en uno de los lados de la región inferior del abdomen en el momento de la ovulación, Este dolor, conocido como “mittelschmerz” o dolor pélvico intermenstrual, puede durar de unos minutos a algunas horas y puede no estar presente en todos los ciclos. El dolor pélvico intermenstrual suele aparecer en el mismo lado del ovario que libera el óvulo (que se produce de forma aleatoria y no alternada), precediendo o siguiendo la ruptura del folículo, pero se desconoce su causa.

Esta fase tiene bastante importancia en algunas culturas orientales ya que intentan predecir el sexo del bebe teniendo en cuenta el momento en que se dio el encuentro sexual dentro de esta fase (algún día me animaré y escribiré sobre predecir el sexo del bebe).

Fase Lútea

  • Va desde el día 15 al día 28;
  • Los niveles de LH y FSH descienden;
  • Altas concentraciones de estrógenos y, principalmente, progesterona.

Esta fase empieza con la liberación del óvulo y termina con el primer día de sangrado.

Durante la fase lútea descienden las concentraciones de las hormonas luteinizante y foliculoestimulante.

El folículo roto se cierra después de liberar el óvulo y forma el cuerpo lúteo, que produce progesterona.

Durante la mayor parte de esta fase, la concentración de estrógenos es alta aunque el nivel de progesterona es superior.

La función de la progesterona es preparar el útero para la llegada de un posible embrión, llevando a una acumulación de líquidos y nutrientes y espesando la mucosidad en el cuello uterino, entre otras acciones.

Además de la progesterona, los estrógenos también estimulan el mayor engrosamiento del endometrio, que se prepara para una posible fertilización. Además, estas dos hormonas provocan la dilatación de los conductos galactóforos de las mamas, haciendo que aumenten de tamaño y estén más sensibles.

Si el óvulo no se fertiliza o no se implanta, el cuerpo lúteo degenera y deja de producir progesterona, el nivel de estrógenos disminuye, se descomponen y desprenden las capas superiores del revestimiento, y sobreviene la menstruación (el inicio de un nuevo ciclo menstrual) 14 días después del inicio de esta etapa.

Justo antes de entrar en la fase folicular, hay la fase lútea tardía, también conocida por la fase premenstrual.

En el caso de que exista fecundación e implantación, el organismo empezará a producir Gonadotropina coriónica humana (hCG), una hormona que mantiene la estimulación de producción de estrógeno y progesterona para mantener el revestimiento del útero hasta la formación de la placenta.

Todos estos cambios que se realizan en nuestro organismo, pueden ser sentidos de diversas formas en varios aspectos de nuestra vida. No solo en lo que se refiere a la retención hídrica o al aumento de la sensibilidad de la mama, sino que también en las preferencias alimentarias e incluso al estado anímico.

Es un ciclo femenino que durante mucho tiempo ha sido considerado tema sucio y tabú. Sin embargo, es parte de nuestra vida durante toda nuestra etapa fértil y debería ser incluido como parte de la educación desde los primeros años de vida.

Todavía hoy veo a muchas niñas que no saben como ponerse una compresa (ya no diremos de un tampón o una copa menstrual). Es cierto que lo aprenderán cuando llegue el momento, pero seguramente lo harán escondidas y sin el apoyo de una mujer, de preferencia su madre o cuidadora, que le guie en el camino de la normalidad.

En otras culturas, se realizan ceremonias (la ceremonia del amanecer) donde se celebra el paso de la infancia a la adolescencia con la primera menstruación. En esta ceremonia, aparte de revelarle los secretos de la sexualidad femenina, les enseñan que la menstruación es un don que las conecta a la Madre Tierra.

¡Ser mujer es un privilegio que tenemos y no lo debemos olvidar!