Estamos a finales de Abril y aunque el olor a verano no se haga sentir por los días lluviosos que seguimos teniendo, empieza la “Operación Bikini”. De hecho, la operación bikini debería ser parte de nuestra rutina diaria pero la realidad es que se acerca el verano y aún sigue el recuerdo de las comidas navideñas en determinadas zonas de nuestro cuerpo, que nos indican la necesidad de encontrar dietas para adelgazar.

woman-1328310_640.jpg

El tiempo se agota y urge encontrar la solución “milagro” para perder esos kilos de más. La idea (equivocada) es perder en unos 2 meses lo que hemos ganado en los restantes 10. Eso es la operación bikini y para eso están las numerosas dietas para adelgazar.

Para cumplir con el tema 20 dietas para adelgazar, he tenido que dejar muchas otras de fuera. Pero lo principal no es tener 20 dietas para adelgazar o tener 30. Debemos preocuparnos con nuestro peso, es cierto, pero no tenemos que hacerlo en Abril para estar en forma en Agosto. Una vida sana es más importante que unos kilos a menos durante los meses de verano.

Tu servicio de Asesoramiento Dietético Personalizado – Adelgaza sin pasar hambre y sin efecto rebote

Así, os dejo las 20 dietas para adelgazar, pero os recomiendo una alimentación equilibrada, ejercicio físico moderado y un sueño reparador.

Dieta Atkins – Se basa en ingerir alimentos ricos en proteínas, eliminando casi por completo los hidratos de carbono. El Dr. Atkins ha dividido la dieta en 3 etapas (la tercera de mantenimiento), siendo que con el tiempo se volverá a introducir los hidratos de carbono. Hay que tener alguna precaución, sobretodo en personas con necesidades o cuidados especiales.

Dieta disociada – Esta dieta promete reducir 4 kilos en una semana comiendo casi de todo, si hacemos también ejercicio de forma moderada, como caminadas a buen ritmo. Sin embargo, hay que tener en cuenta los riesgos que implica perder peso en tiempo operación bikini.

Dieta de la Piña – Este método busca adelgazar de forma rápida haciendo una alimentación a base de piña. Hay que tener en cuenta que la piña es diurética y tiene alguna acción en la pérdida de grasa pero una dieta monótona siempre va a tener deficiencias nutricionales que nos pueden costar caro. Además, sin una reeducación alimentar adecuada, el peso se recupera al finalizar la dieta. Hay otras versiones, como la dieta del pomelo, la de la naranja, la del kiwi, la dieta de la manzana entre muchas otras.

Dieta de los puntos – Es una dieta muy fácil de seguir para quien come a diario fuera de casa. Cada alimento tiene una puntuación y se trata de ir conjugando de forma a no sobrepasar la cantidad de puntos que disponemos al día (y que son calculados según varios parámetros).

Dieta de South Beach – Esta dieta creada por un cardiólogo norteamericano promete bajar de 3 a 6 kilos en apenas 15 días. Para ello hay que disminuir la ingesta de glúcidos durante estos 15 días y preferir alimentos proteicos y ricos en ácidos grasos no saturados, como el Omega 3. Después de esta fase de 15 días hay más dos fases donde se vuelven a incluir los glúcidos y otros alimentos. Debido a la alimentación de las primeras fases, no es apta para diabéticos, embarazadas, enfermedades renales u otras enfermedades con necesidades específicas.

Dieta Hamptons – Esta dieta es bastante parecida a la dieta Mediterránea, compuesta por frutas, verduras y pescado. Los menús están dibujados para ser bajos en calorías y así permitir una bajada de peso.

Dieta Paleolítica – Esta dieta, recientemente de moda, se basa en realizar una alimentación adecuada a nuestros ancestrales. Se basa en que nuestro sistema digestivo no sufrió grandes cambios desde nuestros familiares paleolíticos por lo que la alimentación actual no es la más aconsejada.

Dieta Mediterránea – Es la dieta que, en teoría, conocemos. En realidad pocas personas la cumplen porque la hacen bastante monótona. La Dieta Mediterránea se basa en una alimentación variada, de acuerdo con la pirámide alimentar que indica los alimentos que deben ser consumidos en mayor o menor proporción. Si se cumple esta dieta, la bajada de peso no será drástica (cerca de 1 kilo en 7 días), pero en cambio nos protegemos de bastantes desequilibrios.

Dieta Cronodieta – Esta dieta difiere un poco de las demás porque no se centra en alimentos y calorías sino en horarios para comer. Así pretende que la comida no se convierta en grasa.

Dieta Budista – Es la alimentación de los monjes budistas, permitiendo perder hasta 4 kilos en una semana. Esta dieta se lleva a cabo durante un máximo de dos semanas, en las que se come apenas arroz con frutas y verduras. Sin embargo hay que tener alguna precaución por las posibles carencias nutricionales, como puede ser la carencia de vitamina D.

Dieta de la Zona – Muy de moda en Hollywood, esta dieta es fácil de mantener y se considera anti-anging. Es muy parecida a la dieta mediterránea ya que consiste en preparar un plato con porciones adecuadas de proteínas, grasas e hidratos de carbono. Vamos, que es como dibujar un plato con comida en vez de una pirámide con comida…

Dieta Japonesa – Esta dieta, rica en productos frescos, es muy equilibrada, teniendo un reparto ideal de calorías. Permite perder un kilo a la semana hasta alcanzar el peso ideal. Consiste en consumir soja, arroz, algas, pescado, verduras y té.

Dieta del Bocadillo – Esta dieta es bastante fácil de seguir para quien come fuera de casa y no quiere recurrir a los menús disponibles en varios locales (o comer a la carta). Promete adelgazar hasta 5 kilos al mes, cambiando una comida por un bocadillo. Aquí sería importante referir que las demás comidas deberían ser equilibradas para no tener deficiencias nutricionales.

snack-203135_640.jpg

Dieta Relámpago – Prometiendo bajar hasta 3 kilos en 5 días, no se debe mantener por más de esos 5 días por su bajo nivel calórico. El gran problema de esta dieta es ser tan estricta, con menús hechos y sin posibilidad de pequeños cambios (bueno, los cambios siempre los podemos hacer porque somos libres, de hecho, en ocasiones debemos hacerlos).

Dieta Macrobiótica – Se basa en la necesidad del equilibrio entre el yin y el yang, aplicado a la alimentación

Dieta Vegetariana – Además de adelgazar, esta dieta es muy buena para desintoxicar. Los primeros días se nota una bajada de peso, mientras nos acercamos al peso ideal. Al revés de lo que podemos pensar, no es una dieta monótona ya que descubriremos muchísimos alimentos, no animales, que podremos incluir en nuestro plato incluso si decidimos dejar esta dieta en el futuro.

Dieta Naturista – Se basa en una alimentación casi vegetariana, aunque se puede adaptar a otras dietas. En la dieta naturista, lo principal será el método de la alimentación y no la alimentación en sí misma. Así, debemos masticar lentamente la comida, comiendo porciones más pequeñas y sin suprimir el desayuno. También tiene en cuenta el ambiente en que se come, evitando ambientes ruidosos y de estrés.

Dieta de la Pizza – Esta dieta promete perder 2 kilos en dos días, comiendo pizza y pastas. Parece una dieta ideal para quién prefiere estos alimentos, sin embargo precaución pues no se debe hacer más que los dos días y solo para personas sanas (y aunque parezca deliciosa, no nos olvidemos que necesitamos una alimentación variada y equilibrada para adelgazar con salud).

Dieta Beverly Hills – Su objetivo es adelgazar desintoxicando el cuerpo en 3 semanas, prometiendo perder 7 kilos por semana. La primera semana sirve para quemar grasa en exceso y digerir proteínas comiendo apenas frutas con enzimas proteolíticas. La segunda semana es para seguir quemando grasas, comiendo bastantes uvas. La tercera semana es muy similar a la segunda pero ya se incluye un plato de verduras y carne sin grasa por la noche.

Dieta Anti-celulitis – Esta dieta desintoxicante es compuesta por dos días de menú estricto que deben sustituir dos días de nuestra dieta habitual. Además se debe beber litro y medio de agua separada de las comidas (pero esto no debería tener que decir…).

Y aquí termina la lista de las 20 dietas para adelgazar.

Una dieta, sea o no para adelgazar, es parte importante de nuestra vida (ya lo decía Hipócrates de Cós, “que tu alimento sea tu medicina”), y como tal, debe ser pensada para evitar desequilibrios nutricionales y problemas futuros.

Piensa en la posibilidad de consultar un profesional que te pueda ayudar a encontrar tu dieta ideal y despreocúpate de la operación bikini.

Aunque siga habiendo dietas de las que hablar, el tema me dio hambre. Voy a comer algo ligero y hacer un poco de deporte, que el verano se acerca (aunque siga lloviendo).

Hasta pronto,

Idália Viviana

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.